LA HIPOTECA EN EL ESTADO DE ALARMA: MORATORIA, REQUISITOS Y DOCUMENTACIÓN PARA SOLICITARLA.

La emergencia sanitaria actual está afectando a la ciudadanía en muchos ámbitos, siendo uno de ellos la economía de millones de familias que, ante la aplicación del Estado de Alarma, han visto como sus ingresos han disminuido al no poder ejercer sus empleos con normalidad.

La aplicación del Real Decreto-Ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, ampliado por el Real Decreto Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19, no exime del pago de las deudas contraídas, teniendo, con carácter general, obligación de continuar abonando el pago de los gastos que tienen acordados mensualmente, como es el de la hipoteca y sus derivados.

Pero ¿qué sucede con las familias más vulnerables? ¿Deben continuar abonando estos gastos?

El pago de la hipoteca ha sido una de las claves más cuestionadas al incluir el Consejo de Ministros en los artículos 7 al 16 del Real Decreto 8/2020 una moratoria para aquellas familias que cumplan los siguientes requisitos:

  1. La unidad familiar, como consecuencia de la emergencia sanitaria, haya padecido una alteración significativa en su economía con respecto al acceso a la vivienda, es decir, que el abono de la hipoteca se haya convertido en tal esfuerzo para la economía familiar que se ha multiplicado en 1,3.
  2. La hipoteca debe estar constituida sobre la vivienda habitual, extendiéndose con el Real Decreto 11/2020 a los colectivos de los autónomos, empresarios profesionales respecto de los inmuebles afectos a su actividad económica, y al de las personas físicas que tengan arrendados inmuebles por los que no perciban la renta arrendaticia desde la entrada en vigor del Estado de alarma decretado por Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, o deje de percibirla hasta un mes después de la finalización del mismo.
  3. La cuota hipotecaria junto con los gastos y suministros, debe superar el 35% de los ingresos netos de la unidad familiar.
  4. El deudor hipotecario debe encontrarse en situación de desempleo, o en caso de ser profesional, haber sufrido una caída sustancial de sus ventas o una pérdida sustancial de sus ingresos de al menos un 40%.
  5. Los ingresos familiares en el hogar no superen en el mes anterior a la solicitud de la moratoria tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), que actualmente se encuentra en 537,84 euros. Por tanto, los ingresos mensuales en el hogar no deben superar la cuantía de 1.613,52 euros, con carácter general.

Otra de las novedades más importantes que introduce el Real Decreto Real Decreto-ley 11/2020 es la aclaración respecto de los requisitos que se necesitan para poder solicitar la moratoria, indicando que se requerirá la concurrencia conjunta; por tanto, debe acreditarse documentalmente que se cumplen todos y cada uno de los requisitos.

Ahora bien, ¿qué documentación debemos presentar?

El Real Decreto 11/2020 es claro, indicando en su artículo 17 la forma correcta de acreditar la concurrencia de las circunstancias requeridas con la presentación de los siguientes documentos:

  1. En caso de situación legal de desempleo, certificado expedido por la entidad gestora de las prestaciones, en el que figure la cuantía mensual percibida en concepto de prestaciones o subsidios por desempleo. Puede solicitarse en la Sede Electrónica del Servicio Público de Empleo Estatal: https://sede.sepe.gob.es.
  1. En caso de cese de actividad de los trabajadores por cuenta propia, certificado expedido por la Agencia Estatal de la Administración Tributaria o el órgano competente de la Comunidad Autónoma, en su caso, sobre la base de la declaración de cese de actividad declarada por el interesado.
  1. Libro de Familia o documento acreditativo de pareja de hecho.
  1. Certificado de empadronamiento relativo a las personas empadronadas en la vivienda.
  1. En su caso, Declaración de discapacidad, de dependencia o de incapacidad permanente.
  1. Nota simple del servicio de índices del Registro de la Propiedad de todos los miembros de la unidad familiar.
  1. Escrituras de compraventa de la vivienda garantizada con la hipoteca y de concesión del préstamo.
  1. En su caso, contrato de arrendamiento.
  1. Declaración responsable del deudor o deudores relativa al cumplimiento de los requisitos exigidos para considerarse sin recursos económicos suficientes según este real decreto-ley.

En caso de no poder aportar alguno de los anteriores documentos requeridos, se podrá sustituir mediante una declaración responsable que incluya una justificación expresa de los motivos que estando relacionados con la situación de emergencia sanitaria impidan su aportación, disponiendo de un mes para hacer entrega de dicho documento una vez haya cesado el estado de alarma y sus prórrogas.

¿Qué plazo tenemos para solicitar la moratoria?

Una vez hemos cumplido los requisitos exigidos en el Real Decreto, debemos solicitar la moratoria a la entidad financiera con la que hayamos contratado el préstamo hipotecario, teniendo para ello un plazo desde el día 18/03/2020 hasta 15 días después del fin de la vigencia del Real Decreto-ley 8/2020.

De este modo, la entidad financiera deberá proceder a su implementación e informar al Banco de España en un plazo máximo de 15 días.

Resulta de importancia destacar que durante el periodo de vigencia de dicha moratoria, quedan suspendidos los pagos de la deuda hipotecaria, no pudiendo exigir la entidad financiera acreedora el pago de la cuota hipotecaria así como de ningún otro concepto que pueda integrarla, y no devengándose intereses por la mora.

La aplicación de la suspensión no requiere acuerdo entre las partes ni novación contractual alguna, pero deberá formalizarse en escritura pública e inscribirse en el Registro de la Propiedad, surtiendo efectos desde la solicitud del deudor al acreedor acompañada de la documentación requerida, a través de cualquier medio, y teniendo una duración de tres meses ampliables mediante Acuerdo de Consejo de Ministros.

Desde Abogados y Consultores les recomendamos que antes de aceptar cualquier propuesta ofertada por las entidades financieras consulten con su abogado las condiciones económicas.

Para consulta (no presencial) llamar a los teléfonos o vía mail : CONTACTO